Entrevistas, Noticias Home, Sin categoria

La desaparición de mujeres jóvenes y la trata de personas en noroeste argentino

Sobre las numerosas desapariciones de mujeres jóvenes en el noroeste argentino, dos entrevistas: hablamos con María Inés Zigaran y María José Álvarez Carreras.
María Inés Zigaran, periodista de la provincia de Jujuy e integrante de la Red Par describe las desapariciones de mujeres jóvenes en la provincia, tanto en la frontera y como en ciudad capital. Estos hechos generaron una mayor alerta social ante la posibilidad de que fueran casos de trata, la reacción de la comunidad ha sido fundamental para cambiar la rutina de la acción policial que actúa más rápidamente sin esperar 48 hs., sin embargo  no sucede los mismos con los operadores judiciales que minimizan la fuga de hogar.

Ante esto el gobierno provincia tuvo la decisión política de ocultar una problemática sin hacer un real esfuerzo investigativo y de esa manera no saber si las desapariciones son o no la antesala de casos de trata de personas. Existe la intensión política de resolverlo de manera rápida con un notable un apuro por cerrar los casos para demostrar q en Jujuy no hay trata.

María Inés Zigaran nos cuenta sobre el caso de Nuria Ocampo, la desprotección de la frontera,  la necesidad de programas específicos que atienda la problemática de trata de personas que es cada vez más grave y que el la Multisectorial de las mujeres viene señalando.

María José Álvarez Carreras integra la organización Juanita Moro que desde 2008 ha investigado la trata para explotación sexual, que es una de las peores formas de la violencia contra las mujeres. En el 2011 realizaron un informe junto con la Fundación Mujeres en Igualdad que da cuenta de la situación de la violencia de género y trata en Jujuy, ante la ausencia de datos oficiales, logrando poner el tema en la agenda política.

María José Álvarez Carreras dice que es peligroso interpretar la desaparición de chicas jóvenes de sus casas como “fuga de hogar” interpretándolo como una acción voluntaria.   En las instituciones policiales y judiciales de la provincia hay una fuerte tendencia a hacer esto, que puede estar escondiendo otra situación: de violencia intrafamiliar o de trata de personas.

Además, aclara que no hay ningún protocolo que diga que hay que esperar un tiempo para empezar a buscar a una persona que se pierde o desaparece, porque hasta que no aparece no se sabe si se trata de una fuga, un secuestro o una situación de violencia.