Entrevistas, Sin categoria

Silvina Chemen: el desafío estar con otros y proclamarse inclusivo.

Sobre la celebración de Pesaj que recuerda la salida del pueblo hebreo de la esclavitud hacia la tierra de la promesa conversamos con Silvina Chemen, rabina del Seminario Rabínico Latinoamericano, graduada en Lengua hebrea y Biblia en Mijlelet Shazar y Licenciada en Ciencias de la Comunicación de la U.B.A.

Silvina participa de la Mesa de diversidad religiosa y creencias del INADI, a partir de lo cual reflexiona  sobre la importancia que desde el Estado nacional se genere un espacio que albergue a religiosos y religiosas de los credos más representativos del país, y no solamente credos sino otro tipo de creencias (como ramas africanistas y pueblos originarios) donde se puede debatir, responder y plantearse diversos temas. Por ejemplo sobre educación: a veces se silencia el tema de las creencias fundamentalmente porque no saben o porque piensan que les corresponde a las escuelas confesionales: «que interesante seria que para también cuidar la identidad particular cada uno que una familia pudiera compartir con el resto de sus amigos sus celebraciones, su modo de comer  y su modo de entender la partida del mundo físico, en eso estamos trabajando».

Por otra parte nos cuenta sobre el Centro Ana Frank de Buenos Aires que es un espacio de pedagogía de la memoria que vale la pena conocer, donde se trabaja en el respeto por las diversidades y sobre todo el encuentro para la construcción de una ciudadanía.

«La historia tiene sentido si se transforma en una herramienta para entender tu presente y comprometerte con las opciones que la historia te enseña para construir algo más interesante en el futuro».

Sobre los derechos de las mujeres y las religiones Silvina Chemen dice “es un tema que yo encarno en mi ser: soy mujer, soy judía y la vocación me llamo al rabinato, (…) todas mis identidades convergen en una sola decisión que es el absoluto derecho total e integral de cualquier mujer de decidir sobre todos los aspectos de su vida sea el vocacional, sea el corporal, sea el amoroso … me convoca el mensaje ético que deja la shoa en mi memoria que todo aquel que no correspondía a los parámetros del  totalitario de turno terminaba en una cámara de gas y también me convoca la herencia de mi adolescencia durante la dictadura militar en la argentina…tengo dos mandatos éticos en mi historia que me llevaron a pelear por cualquier colectivo  q este luchando por sus derechos en todo sentido»