Entrevistas, Noticias Home, Sin categoria

María Elena Barbagelata: sobre mujeres y derecho penal

iconomebEstuvo en Té de brujas María Elena Barbagelata, dirigente del Partido Socialista, abogada e integrante de la Comisión para la Elaboración del Proyecto de Ley de Reforma, Actualización e Integración del Código Penal de la Nación (Decreto Presidencial 678/2012) que recientemente fue presentado al poder ejecutivo.

María Elena acompañó activamente la presentación del proyecto de ley por el derecho al aborto y sobre esto nos cuenta “el proyecto ya tiene mas 60 firmas de diputados/as. Es un proyecto que hace 10 años se presentaba con muy pocas firmas, que hoy tenga cerca de 70 es un gran avance y un buen indicio para que sea efectivamente tratado en las comisiones. ¿Cuales son los impedimentos reales y responsabilidades para que un proyecto de estas características no avance?: “La experiencia comparada si analizas ciudad de México, Uruguay, España, se da un denominador común que es una voluntad política importante.  En el caso de ciudad de México es un intendente del PRD, en España es el PSOE, en Uruguay es el Frente Amplio”.

Maria Elena Barbagelata integró la Comisión redactora para la Reforma del Código Penal, con 5 miembros de diversas orientaciones políticas (Pinedo, Gil Lavedra, Arlslanian) y presidida por Eugenio Zaffaroni. Ella fue la única mujer de esa comisión, lo cual es una condición histórica por que todos anteproyectos elaborados en el siglo XX siempre tuvieron comisiones integradas por varones.

“El objetivo es integrar en un código a toda la normativa penal dispersa (…) se trabajó desde mayo de 2012 a diciembre de 2013, luego se presenta ante el Poder ejecutivo y actualmente está a consideración del Ministerio de Justicia”

Destaca “La madurez política de la comisión es que se puede elaborar una propuesta con acuerdos y en desacuerdos y que a partir de allí comienza el debate (…) Hemos hecho un esfuerzo de consensual cuando el consenso no pudo ser logrado hemos planteado la disidencia. Esto contrasta con el fundamentalismo que no le interesa al código, sino que aprovecha la confusión reinantes”.

Considera que muchos hablaron sin leer el anteproyecto.